Talcahuano

Situado entre dos protegidas bahías, Talcahuano presenta un emplazamiento geográfico único que le permite contar con dos puertos de aguas abrigadas y profundas. En el siglo XVII ya era posible advertir numerosas embarcaciones mercantes y de guerra recaladas en la bahía de Talcahuano. La actividad portuaria permitió que el gobernador Antonio Guill y Gonzaga declarase esta bahía como Puerto de Registro, Surgidero y Amarradero de los Navíos el 5 de noviembre de 1764. En el siglo XIX arribaban a Talcahuano naves de todo el mundo por lo que se instalaron en este puerto las principales agencias navieras como la Compañía Sudamericana de Vapores, la Interoceánica y la Naviera del Pacífico. En 1895, con la creación del apostadero naval de Talcahuano, se inició en este puerto la reparación de naves mercantes y de guerra y con ello se establecieron los cimientos de lo que más tarde se conocería como los astilleros y maestranzas de la Armada (ASMAR).

Inicialmente el puerto se situaba en el sector del Canal El Morro, su embancamiento motivó la construcción, en 1915, del malecón fiscal Blanco Encalada y la posterior construcción del espigón fiscal del Puerto de Talcahuano con un sitio de atraque, el que sumó otro sitio de atraque en 1973. El aumento de tonelaje y calado de los buques, y las limitaciones de profundidad del espigón, se proyectó la construcción de dos sitios de atraque en la bahía de San Vicente. Así, la Empresa Portuaria de Chile (Emporchi) dio luz verde a la construcción del puerto de San Vicente en noviembre de 1968, obras que finalizaron en 1974.

El crecimiento del comercio exterior chileno, y la necesidad de inversiones que respondiesen a los cambios en la industria, determinó que, en 1997, se promulgara la Ley N 19.542 sobre Modernización de los Puertos, que da origen al nacimiento de empresas portuarias autónomas, entre ellas, Empresa Portuaria Talcahuano San Vicente.

Así el puerto fue creciendo junto con la ciudad en una relación de mutuo beneficio y que contribuyó a colocar el nombre de Talcahuano en el circuito portuario y naviero, a la par de la construcción de sus muelles y terminales Molo Blanco y San Vicente, hoy concesionados y operados por privados.
Los eventos del 27 de febrero de 2010 pusieron a prueba la capacidad de la ciudad y el puerto para reconstruirse y mejorar, lo que permitió constatar la resiliencia de Talcahuano y su gente. Nuestros puertos se han recuperado y han puesto a disposición del comercio nacional e internacional sus frentes de atraque.

Hace ya dos años, el puerto de Talcahuano situado en la bahía de Concepción reinició sus operaciones en su sitio principal, ofreciendo las mejores condiciones para el sector pesquero. Por otro lado, en la bahía San Vicente el puerto de San Vicente está próximo a concluir las obras de ampliación, lo que reafirmará a Talcahuano en el centro logístico para la región y el sur de Chile.
Portuaria TSV ha reforzado en sumisión y visión el desarrollo armónico entre el puerto y la comuna de Talcahuano. El cuidado del entorno urbano, vías de acceso y el medioambiente, e integración de espacios para la comunidad son importantes áreas de trabajo para los próximos años, buscando valiosas instancias de participación con la comunidad.

^